Seleccionar página

Desfilan golondrinas en las cornisas
de las ventanas de Manhattan.
Yo estudiaba las pistas
de aquel cruce con la quinta.

Era un agente en las cloacas
ordenando casos sin fortuna,
con el sueño y la resaca,
con la cabeza fría.

Algo apesta en la terminal,
pormenores del reino animal.
Los sicarios de la capital
la han vuelto a liar.

Con un cigarrillo en la boca
esbocé media sonrisa,
conocí rápido a la víctima
¡era el matón de Nygan!

No era insignificante la pista,
era el mismo símbolo en la pared
— ¡pronto te atraparé!,
te veré rondando por el cuartel

Algo apesta en la terminal,
pormenores del reino animal.
Los sicarios de la capital
la han vuelto a liar.

Letra escrita por Víctor Báez